Caso Francisca Moll: una nueva revelación de la ausencia del Estado y la necesidad de una ley integral contra la violencia hacia las mujeres

Spread the love

El suicidio femicida de la mujer a inicios de abril reabrió el debate en el mundo político sobre apurar la tramitación de esta norma que lleva años en el Congreso Nacional. La madre de Francisca, en medio de su duelo, busca que el caso sea un impulso para que las nuevas generaciones vivan libres de vulneración y violencia.

Luego de dos años denunciado violencia, y a 23 días de su muerte, este 27 de abril Francisca Moll tuvo por primera vez una audiencia por la violencia ejercida en su contra por parte de su ex pareja. Aquella violencia ejercida en su contra derivó en que decidiera suicidarse el pasado 4 de abril.

Francisca Moll denunció por primera vez en marzo de 2019, en una causa que fue derivada a la Fiscalía de Las Condes y finalmente archivada. En una segunda ocasión ella desistió ante amenazas del agresor, y en una tercera, realizada en enero de este año, el fiscal no consideró que era violencia de género y aplicó al agresor una multa de una UTM.

Por la cuarta denuncia ha existido un avance con el inicio del proceso este martes. En la audiencia el hombre se declaró inocente y el próximo 23 de agosto se realizará la audiencia de preparación de juicio oral. Según la madre de la víctima incluso pudieron ser cinco denuncias, ya que ante el acoso que sufría Francisca intentó acudir a Carabineros, quienes le negaron la posibilidad de denunciar porque basados en la tipificación solo aceptaban denuncias de acoso laboral.

“Espero de regalo de Navidad, porque no creo que sea antes de octubre o noviembre el juicio, que se empiece a hacer justicia”, comentó Rosa Elena Moreno, madre de Francisca, en entrevista con Radio Universidad de Chile.

“Libre de polvo y paja. Como puso mi hija en la carta, el cazador anda suelto, libre de polvo y paja y las mujeres estamos asustadas”, agregó respecto de la libertad que hoy mantiene el acusado.

Rosa Elena, en medio del dolor por lo que ha sucedido se ha llenado de valor para continuar luchando no solo por justicia para su hija, sino para que el cambio sea social y se garantice que las futuras generaciones vivan sus vidas libres de violencia. Para ello ha tenido reuniones – y espera continuar con eso – con parlamentarias para que se acelere el trámite legislativo de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, que lleva años en el Congreso.

“Yo le he pedido a las mujeres parlamentarias, a todas, como mujeres, que nos unamos para sacar la Ley Integral en favor de las mujeres, pero ahora ya. A mí no me interesa el partido político, aquí somos mujeres y aunque seamos minoría en el Congreso, cuando las mujeres nos unimos logramos lo que queremos y tenemos que lograrlo”, señaló.

Sobre sus deseos agregó que lo que espera es que “se logre para ti, para mis sobrinas, para las hijas de mis amigas tener una vida feliz, que a las mujeres se nos considere tal cual a los hombres, de primera clase y no de segunda como somos en este momento”.

“Yo al irme de este mundo cuando me junte con mi hija quiero decirle Panchi lo logramos. Como madre tal vez es mucho pedir, pero los sueños de una madre no se terminan nunca”, añadió.

A pesar de la mala experiencia que su hija tuvo con el sistema que debía protegerla de la violencia, Rosa Elena Moreno llamó a que las mujeres sigan denunciando cuando son víctimas de vulneraciones y así mismo expresó hacia las instituciones del Estado y los Poderes del Estado a que instruyan bien a los y las funcionarias para que den importancia a estas situaciones.

“La mujer agredida es manipulada y por miedo o manipulación levantan las acusaciones, pero los poderes deben avanzar en leyes para que las mujeres nos sintamos seguras. Eso depende de ellos”, finalizó Rosa Elena Moreno.Una deuda reconocida transversalmente

En enero de 2021 el proyecto de Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres tuvo uno de sus últimos avances, al ser despachado de la Comisión de Mujer del Senado. Ahora se encuentra pendiente de revisión en la Comisión de Constitución.

La ley fortalecerá la visión que existe sobre actos de violencia, incluyendo por ejemplo en el Código Penal el acoso sexual sin consentimiento físico, también permitirá abordar la difusión de contenido intimo sin consentimiento.

Además, la iniciativa contempla deberes para el Estado en la prevención de la violencia, asumiendo el rol que debe tener este en la protección de las mujeres, niñas y adolescentes.

Sin embargo, a pesar de que este proyecto permitiría a Chile nivelar su legislación a los tratados internacionales que ha suscrito en materia de violencia de género, y de que existe un reconocimiento político transversal respecto de la necesidad de avanzar a la brevedad en la legislación, el proyecto ha tenido una marcha lenta, pues fue presentado en el Gobierno anterior y todavía no se acerca a ser ley, pues posteriormente debe también pasar por la Sala del Senado.

“La tramitación del proyecto sobre el derecho de las mujeres a vivir un ambiente libre de violencia efectivamente ha sido algo lento y esto se debe a que es un proyecto muy amplio, complejo, que tuvo muchas indicaciones, que ha sido revisado y aprobado finalmente por la Comisión de Mujeres y Equidad de Género, pero que ahora tiene otra tramitación pendiente como es la siguiente comisión, que es la de Legislación”, señaló la senadora del Partido Socialista, Isabel Allende.

Además, comentó que “aquí lo que importa es destacar que lamentablemente en esta pandemia son las mujeres las que han llevado la peor parte, han aumentado las denuncias de abusos, han aumentado las denuncias de violencia ejercida contra las mujeres, los femicidios, y esto es doloroso. Por eso queremos avanzar en que nos tienen que garantizar a las mujeres que tenemos el derecho a vivir en un ambiente libre de violencia, sea en el ámbito público, sea en el ámbito privado, con las parejas, ex parejas, conviviendo o sin convivir, pero no es posible que sigamos aumentando estos niveles de violencia sin poder contrarrestar lo que esto significa”.

“Las mujeres tenemos derecho a estar tranquilas y seguras en lo público y lo privado”, finalizó la legisladora integrante de la Comisión de Mujer y Equidad de Género.

En tanto, la diputada Marcela Sabat, también integrante de la comisión, indicó que “es lamentable la lenta tramitación que ha tenido este proyecto, nosotras lo despachamos en enero desde la Comisión de Mujer y sigue sin mayor avance en Constitución. Esperamos se vea cuanto antes porque es determinante para establecer un nuevo marco para la prevención, sanción y erradicación de cualquier tipo de violencia, junto también con regular una serie de mecanismos de protección, de acceso a la justicia y atención a quienes sean víctimas de ella tanto en el ámbito público como el privado”.

Junto a ello destacó que no solo es importante avanzar en este proceso, sino también en un cambio social: “Debemos estar conscientes en que, si bien los avances legislativos colaboran muchísimo, nada puede estar encima de los cambios culturales que como sociedad debemos generar para una igualdad de género verdadera y un respeto integral a los derechos de las mujeres chilenas”.

La Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, donde debe revisarse el proyecto, al igual que el resto de las instancias parlamentarias han privilegiado durante el último año los proyectos vinculados a la pandemia, a lo que se suma que esta fue la comisión que revisaba además retiro de fondos previsionales.

Sin embargo, la expectativa tanto de la familia de Francisca Moll, como de senadoras y diputadas, es que la norma pueda continuar siendo revisada a la brevedad, para dar una avance efectivo a la responsabilidad del Estado de Chile en la protección de las mujeres, niñas y adolescentes.

By: Andrea Bustos C. / Diario Uchile

Deja un comentario