Atentado, censura y espionaje telefónico: La libertad de prensa en peligro

Spread the love

Aunque no es algo nuevo en Chile, no nos dejan de sorprender los actos de violencia cometidos en contra de las personas que trabajan en medios de comunicación. Por una parte, el ataque en contra de un equipo periodístico de Televisión Nacional de Chile (TVN) que se encontraba en las cercanías de Tirúa, con el fin de realizar una entrevista al dirigente de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul.

Además, la intervención al teléfono del Periodista Mauricio Weibel objeto de espionaje telefónico desde 2017 a la fecha, una vez publicado el libro “Traición a la Patria”, dedicado a develar actos de corrupción en manos del Ejército de Chile, relativos a la Ley Reservada del Cobre. Esto fue posible gracias al engaño de un juez de la Corte de Apelaciones, a quien se señaló se trataba del teléfono de una espía extrajera, el cual debía ser intervenido, apelando a la seguridad interna del país.

En ambos casos quedan al descubierto las violentas y retorcidas prácticas que buscan censurar el libre ejercicio del Periodismo, la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía. A estos hechos se suman, una decena de casos de trabajadores y trabajadoras de las comunicaciones que sufren amenazas y ataques, viéndose obligados a autocensurarse como única forma de protegerse contra la violencia. Ante esto, creemos que es imperativo que se prevenga este tipo de hechos, que se proteja a las y los comunicadores, y que se investiguen a conciencia los delitos cometidos.

Además, nos preocupa, que el subsecretario del Interior Juan Francisco Galli, critique el hecho de que el equipo de TVN quisiera entrevistar a Héctor Llaitul señalando que no debieran salir en televisión “líderes de organizaciones que luego reivindican esos atentados”, creemos que se excede en sus atribuciones, y comete un acto de censura, que al mismo tiempo relativiza la gravedad del atentado cometido en contra del equipo de TVN.

Creemos que el Gobierno, en vez de criticar la frustrada entrevista, debiera aportar en la investigación para dar con las personas responsables de los actos, ya que se deben adoptar medidas concretas para proteger a las y los reporteros, al igual que la libertad de expresión e información de la ciudadanía. A través de medidas de prevención, investigación y protección de quienes están siendo víctima de amenazas y actos de intimidación, no podemos permitir que la libertad de prensa sea puesta en entredicho en nuestro país.

Además, se debe abordar un tema de fondo, la subvaloración y menosprecio de la libertad de prensa y expresión como un componente esencial del Estado de Derecho y la Democracia en Chile. Ya que es el rol fiscalizador, y de contrapeso del poder que tiene la libertad de expresión, esencial para combatir el autoritarismo. Esperamos una autocrítica y debida rectificación por parte de las autoridades, al mismo tiempo que una Ley de Prensa que esté a la altura de las necesidades del país.

By: La Razon / Chile

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *