Presidente Piñera anuncia paquete de ayuda para enfrentar la pandemia del Coronavirus y la crisis económica

Spread the love

Pero ninguna Red de Protección Social podrá remplazar a un país que sea capaz de volver a crear empleos, mejorar los salarios, generar oportunidades para las MiPymes y recuperar la inversión. Por estas razones el Gobierno debe continuar preparando un Plan de Retorno Seguro, que dadas las circunstancias hemos debido adaptar y tomará más tiempo del previsto.

En esto no hay guion perfecto, iremos aprendiendo y recorriendo juntos los mejores caminos para superar la adversidad sanitaria y social que hoy nos golpea con tanta fuerza. Este Retorno Seguro sólo se pondrá en práctica, y en forma gradual, cuando las condiciones sanitarias permitan resguardar adecuadamente la salud y la vida de todos nuestros compatriotas, lo que constituye nuestra primera prioridad.

Queridos compatriotas, quiero hoy compartir con ustedes 5 nuevas medidas:

Primero: La Pandemia Sanitaria y la Pandemia Social están significando graves dificultades para muchas familias para abastecerse de elementos tan esenciales para la vida humana como los alimentos.

Por estas razones, y complementando lo que están haciendo los Municipios y la sociedad civil, el gobierno iniciará prontamente la distribución de 2.5 millones de canastas de alimentos y otros elementos esenciales para las familias más vulnerables y de clase media necesitada. Para acompañar y apoyar a las familias más vulnerables y de clase media, que necesitan los servicios del Estado, requerimos que los servicios públicos operen en plenitud y que los funcionarios públicos continúen reintegrándose a sus funciones.

Segundo: Dada la dificultad de muchas Mipymes para acceder a créditos de capital de trabajo con los bancos, el Gobierno está estructurando un Fondo con Garantía del Estado y una Red de Instituciones Financieras no Bancarias, para llegar con más rapidez y profundidad con créditos de capital de trabajo para las empresas más pequeñas, que son el sostén de cientos de miles de familias.

Tercero: Conscientes del impacto de estas Pandemias y de las carencias y dolores que implican las cuarentenas en la salud mental de muchos chilenos, y recogiendo los aportes de la Mesa Social Covid-19, pronto pondremos en marcha un programa especial de acompañamiento denominado Saludable-Mente, que fortalecerá la oferta pública y privada de salud mental de nuestro país e incluirá una plataforma digital de consulta, apoyo y recomendaciones en esta materia.

Cuarto: dadas las dificultades que enfrentan muchas familias para aislar y atender a familiares contagiados en sus propios hogares, el Gobierno expandirá y fortalecerá la Red existente de Residencias Sanitarias a nivel nacional para acoger a las personas que lo necesitan, con especial preocupación y prioridad por los adultos mayores.

Quinto: como parte del permanente esfuerzo por mejorar la cantidad y calidad de la información que ponemos a disposición de la sociedad respecto del Coronavirus, a partir de esta semana entregaremos más información desagregada a nivel de cada comuna, lo que permitirá una acción más eficaz de nuestros alcaldes.

Queridos compatriotas, quiero terminar estas palabras compartiendo con ustedes algunas reflexiones:

Primero: Ningún país, ni siquiera los más desarrollados, estaba preparado para enfrentar la Pandemia del Coronavirus, como lo demuestra la evidente saturación de los sistemas de salud en países de alto nivel de desarrollo. Chile tampoco estaba preparado. Tenemos que ser humildes en reconocerlo. Frente a las enormes dificultades que enfrentamos, todos hemos hecho un esfuerzo gigantesco. A pesar del fortalecimiento temprano de nuestro sistema de salud, el permanente y diario esfuerzo por agregar elementos esenciales como camas críticas y ventiladores mecánicos, y al encomiable y valioso esfuerzo y compromiso de médicos, enfermeras, auxiliares y trabajadores de la salud, nuestro Sistema de Salud está extraordinaria y crecientemente exigido y estresado.

En los últimos días hemos entrado en una Nueva Fase, con más contagios y personas fallecidas, que impondrá mayores exigencias a nuestro sistema de salud, tanto público como privado.

Estamos haciendo todo lo humanamente posible para que nuestro Sistema de Salud siga prestando las atenciones médicas que nuestros compatriotas necesitan. Y para lograrlo necesitamos el apoyo y colaboración de todos.

Segundo: la Pandemia del Coronavirus no reconoce fronteras, ni nacionalidades, ni ideologías políticas. Por eso hoy es tiempo de unidad y no de división. De grandeza y no de pequeñez. De colaboración y no de enfrentamientos. En estos tiempos nadie debe confundirse. Todos debemos colaborar para combatir con éxito a nuestro enemigo común: el Coronavirus. Hoy los necesitamos a todos. Necesitamos a cada uno de ustedes que nos están viendo en sus casas. Necesitamos a los funcionarios públicos.

Necesitamos al Gobierno y la oposición unidos, a los empresarios y trabajadores, a los gremios y sindicatos, a toda la sociedad civil, chilenos y migrantes. Hoy es cuando debemos unir nuestras fuerzas, voluntades y corazones para salvar vidas.

Es justo hoy agradecer sinceramente al Congreso por su colaboración en la aprobación de las leyes. Al Comité de Expertos y la Mesa Social por su rol de guía y asesoría. A los alcaldes por su valioso trabajo diario en beneficio a sus vecinos. A las Fuerzas Armadas, Carabineros y la PDI, por su comprometida labor de custodia del Orden Público y del cumplimiento de los Protocolos Sanitarios. A los y las Jefas de Hogar, y en especial a las mujeres que asumen solas esta responsabilidad, por su trabajo múltiple en beneficio de sus familias. A los funcionarios públicos, por su vocación de servicio a la comunidad. A los trabajadores de la salud, de los servicios básicos y del campo y muchos otros, que han permanecido en sus puestos de trabajo y que han constituido un verdadero ejercito de manos invisibles que permite llevar alimentos y bienes y servicios básicos a las familias chilenas.

También quiero hoy agradecer a los ex Presidentes de nuestro país, por su buena voluntad y consejos, y muy especialmente, a todos nuestros compatriotas: a los que hoy están en cuarentena y a los que hoy trabajan en beneficio de todos.

Tercero: la Pandemia Sanitaria del Coronavirus y la Pandemia Social de la Recesión no desaparecerán por arte de magia. Van a estar con nosotros por muchos meses y tenemos que aprender, con responsabilidad y solidaridad a convivir con ellas. Debemos actuar con responsabilidad para protegernos a nosotros mismos y con solidaridad para proteger a los demás, y muy especialmente a los más vulnerables.

Cuarto: La lucha contra estas pandemias exigirá velocidad y resistencia. Velocidad, porque hay que reaccionar rápido ante las demandas y necesidades de la gente. Resistencia, porque debemos ser capaces de mantener esta protección por todo el tiempo que sea necesario. Esto significa gestionar los recursos públicos con sensibilidad frente a las necesidades del presente y responsabilidad frente a las necesidades del futuro.

Quinto: estas pandemias nos han dejado importantes lecciones como el valor de la familia, la importancia del Estado, el valor de la comunidad, la humildad frente a la vida y la responsabilidad con nosotros mismos y la solidaridad con los demás.

Sexto: la historia de Chile y el carácter de su pueblo se han construido enfrentando la adversidad. Frente a ellas, cada vez que nos hemos dividido hemos cosechado nuestras más amargas derrotas. Cada vez que nos hemos unido hemos conquistado nuestras más hermosas victorias.

Como Presidente de todos los chilenos, quiero terminar estas palabras haciendo un llamado a la fe y la esperanza y pidiendo la ayuda de todas las fuerzas políticas, de la sociedad civil y de todos nuestros compatriotas para enfrentar con éxito nuestra pandemia.

Con unidad, grandeza y colaboración, y con la ayuda de Dios, superaremos estas pandemias, volveremos a abrazar a nuestros seres queridos, recuperaremos la plenitud de nuestras vidas y construiremos un buen país para nuestros hijos, nuestros nietos y los que vendrán.» Finalizo el mandatario»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *