Eliminación de impuesto a jubilados e incorporación de especialistas en jardines serán votados hoy en Cámara

Este mediodía se votará la propuesta de resolución que busca dotar a jardines infantiles públicos con educadoras diferenciales y fonoaudiólogos. La iniciativa, del diputado Bernardo Berger (RN) y Pedro Alvarez (UDI), se sumará a otra de autoría del primero también a votarse hoy: La eliminación gradual del impuesto que aún graba algunos tipos de jubilaciones en Chile. En el primer caso, se trata del proyecto de resolución N°892 , que busca asistir a los niños con necesidades educativas especiales (NEE) a través de la integración de profesionales de fonoaudiología y educación diferencial, para otorgarle a la educación pre escolar pública, espacios aptos que beneficien el aprendizaje y desarrollo integral para todos los menores.

Berger, uno de los autores del proyecto, señaló que si bien se ha avanzado en la última década en el número de recintos dedicados a la atención preescolar, no ha pasado lo mismo con la dotación de especialistas que permitan brindar una atención integrada a los niños atendiendo las necesidades especiales de éstos.

Agregó que “la educación especial tiene por objetivo igualar las oportunidades de aquellos niños y jóvenes que presentan necesidades educativas especiales, es decir debe brindarles el soporte para que puedan desarrollar sus capacidades al máximo, y el foco debe estar en la educación parvularia, ya que de esa manera es posible diagnosticar y tratar desde temprana edad, y lograr un mayor avance en cuanto a maximizar el potencial de los menores”.

Impuesto a jubilados

Hoy (martes) también se votará en el primer lugar de la tabla el proyecto de resolución N° 891 de autoría de Berger, que propone la eliminación gradual del 10% del impuesto a la renta o del global complementario que se le sigue cargando a las pensiones intermedias. En su argumentación, el proyecto señala que el Estado sigue cargando este impuesto a los adultos mayores con pensiones sobre los 500 mil pesos, pese a que sus destinatarios ya se encuentran jubilados y por tanto, no pertenecen a la fuerza activa de trabajo del país.

“Es un contrasentido que mientras estamos todos luchando por mejorar las condiciones de la vejez en Chile, mantenemos cargas tributarias que son engañosas, se basan en un razonamiento equívoco y que al final hacen que las ya escuetas pensiones que han podido acumular un poco más de ahorro, terminen igualmente castigadas, en un absurdo escenario en que se viste un santo desvistiendo otro”. En la actualidad, la Ley de Impuestos sobre la Renta, contenida en el Decreto Ley 824 y sus modificaciones, considera las jubilaciones como ingresos provenientes del trabajo, y las grava por tanto con el impuesto a la Renta de segunda categoría y con el global complementario, pues cataloga a los jubilados y trabajadores en una misma categoría, solo diferenciando si éstos están temporalmente activos o inactivos.