POR VOLUNTAD DEL GOBIERNO TIL TIL SEGUIRA SIENDO EL BASURERO DE SANTIAGO

Este martes 25 de Julio  se reunió la Comisión de Evaluación Ambiental Región Metropolitana, la que determinó por “votación unánime de sus miembros” la aprobación al proyecto CICLO que pretende instalar un relleno sanitario que acoja residuos industriales peligrosos en la comuna Til Til
El proyecto se ubicaría a 3 km del pueblo de Rungue, y a 1 km hacia el interior desde la carretera 5 Norte. Tendría una superficie de 43 hectáreas, una vida útil estimada en 30 años y una capacidad de almacenamiento de 3 millones de metros cúbicos.
Para el abastecimiento de residuos se estima un flujo de entre 50 y 60 camiones diarios, que en conjunto transportarían 500 toneladas de materiales altamente tóxicos. Entre los impactos previsibles se encuentran: efectos negativos sobre flora y fauna, emisión de material particulado y posibles daños a restos arqueológicos y poblaciones humanas vecinas.
Que lamentable terminar este año 2016 con tan triste noticia. No logramos comprender ni aceptar que nuevamente el hilo se corte por lo más delgado.
Qué triste asistir a una reunión de hechos consumados e intereses creados donde la ley del más fuerte e inequidad social se impone sobre la justicia que reclamamos los cuidados comunes.
Hoy fuimos burlados y vulnerados en nuestros derechos más esenciales. Asistimos a una sesión de votación donde se nos coarto cualquier posibilidad de discusión, apelación y veto, reduciendo todo el clamor de una comuna a la intervención por 3 minutos de nuestro alcalde, quien enérgicamente y con sólidos argumentos pidió la no aprobación de dicho proyecto. En este acto también mostraron su descontento los concejales Eva Aburto, María Delgadillo, Fermín Astorga y Rafael Manríquez junto a representantes de la sociedad civil, comité del medio ambiente y numerosos vecinos
Esta nueva lacra continuaría engrosando la ya larga lista de pasivos ambientales que destruyen nuestro Til Til y sus habitantes: 2 rellenos sanitarios, 6 tranques de relaves mineros, 4 sub estaciones eléctricas, 1 granja pestilente de cerdos, 2 cárceles, 1 planta de tratamiento y residuos sólidos, transporte de basura por zonas urbanas con vertimientos de líquidos percolados. Todo ello en una comuna que posee el peor transporte interurbano de la región y que además sufre los embates de una sequía desde hace más de 10 años