Del Chile del Desapego al Chile de los cambios

Angustiantes días. Vandalismo. Estado de Excepción. Demanda Social por cambios que han aguardado 30 y más años sin resolverse. Pese al ambiente enrarecido, soy un convencido que tenemos una gran y única oportunidad.

Si somos capaces de imponer sentido común, empatía, respeto mutuo y capacidad de escucha, tenemos una oportunidad histórica: Podríamos ser la generación que pase a la historia por haber hecho los cambios sin destruir la democracia y el estado de derecho.

No cometamos el error de nuestros antecesores y seamos autocríticos. Como sociedad nos hemos dedicado más a advertir la paja en el ojo ajeno que a ver la viga en el propio.  Ninguno de los gobiernos que se han sucedido desde la vuelta a la democracia, han sabido dónde poner la prioridad; y somos todos culpables de ello, TODOS, pero estamos a tiempo  de volver a sentarnos a la mesa y dialogar.

No es tarde para demostrar a Chile que sí se puede. Es tiempo de dejar de lado las peleas pequeñas y generar urgentemente un nuevo Pacto Social.

Lo que ha sucedido en nuestro país, no es responsabilidad exclusiva  de un sector social, laboral, gremial, político o económico.  Todos tenemos responsabilidad para cambiar el país, para dejar atrás este Chile del Desapego que hemos presenciado en los destrozos,  desmanes, en el odio irracional, y volver al Chile de la Solidaridad.

Hay cambios urgentes que deben abordarse con compromiso como lo planteó el Presidente Piñera junto a una ruta de trabajo. Pero deben abordarse con sentido común, con mirada de futuro y sobre todo con los pies bien puestos en las verdaderas capacidades nacionales para sustentarlos, para no caer en el populismo fácil que a la vuelta de la esquina nos deje peor de cómo estamos.

No hay mal que por bien no venga. Al menos yo quiero mirar con optimismo el futuro. Podemos demostrarle a Chile que nuestro compromiso, en lo que nos toca como líderes políticos, es real y sincero, asumiendo con empatía, pero también con responsabilidad y apego constitucional, las demandas ciudadanas.

Confío firmemente que éste puede y será el gobierno que lleve adelante esos cambios. Y espero que desde el Congreso, los partidos políticos y las organizaciones sociales estemos a la altura de los desafíos que la gente nos impone.

Bernardo Berger Fett
Diputado de la República

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *