1º generación femenina de la Tropa Profesional en la Armada

Son cinco mujeres, quienes cursaron la especialidad de Asistente de Policía Marítima y pronto serán destinadas para trabajar en alguna de las Capitanías de Puerto que existen a lo largo del país. Ahí, y por cinco años, se desarrollarán teniendo la opción de luego postular para ingresar a la Armada con el grado de Marinero

Ya han pasado tres meses desde que 5 mujeres, que realizaron el Servicio Militar en el Ejército (4) y en la Armada (1), ingresaron a la primera generación femenina de la Tropa Profesional. Un curso que permite a las personas que realizaron el Servicio Militar entrar a la Institución por 5 años, teniendo la opción en el último de estos postular para unirse a las filas como Marinero y comenzar así una carrera naval.

Quien estuvo a cargo de este grupo de mujeres fue la Jefe de la División de Cursos Especiales del Campus “Charles” de la Academia Politécnica Naval (APOLINAV), Teniente 2° Daniela Machuca. “Que se dé esta oportunidad permite que el personal que no está totalmente decidido a una carrera militar se puede compenetrar con la Institución, lo que hacemos y empatizar en las actividades que realizan las Fuerzas Armada en general. Esto nos permite abrir más puertas en ese sentido con la gente joven”, enfatizó.

Denisse Carrasco, oriunda de Lautaro en la región de la Araucanía, tiene 23 años de edad y es una de las mujeres que ingresó como Marinero de la Tropa Profesional. Ella el 2016 hizo el Servicio Militar en el Ejército, mientras que el 2018 postuló a la Escuela de Grumetes donde no quedó. “Fue ahí que supe que existía la Tropa Profesional y me interesé por postular. Siempre me ha gustado la Armada, me ha llamado la atención y quise ser parte de sus filas”, explica.

Quien también ingresó fue Andrea Muñoz, con 24 años de edad y proveniente de Cauquenes, fue una de las primeras mujeres que realizó el Servicio Militar en la Armada. “Decidí entrar a la Tropa Profesional porque por requisito de edad no alcanzó a postular a la Escuela de Grumetes. Mi intención es quedarme y venir los 5 años, o antes, a nivelar para poder ser Litoral, es la especialidad que me gusta, acá tengo un buen futuro. Lo que se hace no es rutinario y cuando a uno lo necesitan, tiene que ir y ayudar a alguien más. Ayudar me motiva”, comenta la joven.

Para ambas mujeres ingresar a la Tropa Profesional es una nueva manera que tienen de poder acercarse a su sueño de pertenecer a la Armada. Andrea Muñoz concluye que “es una súper buena opción, es un camino más largo, pero al final tiene el mismo objetivo: quedarse acá y permanecer”.

A la Tropa Profesional se ingresa entre los 18 y 25 años y teniendo el Servicio Militar al día. Esto le permite a los jóvenes continuar en la Institución por 5 años y luego postular a una especialidad y así ingresar como Marineros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *