Víctima de Karadima tilda de cobarde el silencio de Ricardo Ezzati

Este miércoles, el prelado se presentó ante la Fiscalía de Rancagua para prestar declaración como imputado por eventual encubrimiento de abusos sexuales cometidos al interior de la Iglesia. Sin embargo, el arzobispo de Santiago optó por acogerse al derecho de guardar silencio.

Menos de media hora estuvo este miércoles en la Fiscalía de O’Higgins el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, durante su cita a declarar como imputado por encubrimiento de los eventuales abusos sexuales cometidos por el ex canciller de la Iglesia, Óscar Muñoz y otros sacerdotes.

Sin embargo, la audiencia con el fiscal Emiliano Arias fue bastante breve, ya que el prelado se acogió a su derecho de guardar silencio durante el interrogatorio.

Ezzati acudió a su cita acompañado por sus abogados, quienes se mostraron molestos por el asedio de la prensa.

El jurista defensor Hugo Rivera, argumentó que Ezzatti optó por guardar silencio y no declarar, ya que pretenden esperar hasta la audiencia para discutir el sobreseimiento del cardenal, que estaba fijada originalmente para este viernes, pero que ahora debe reagendarse, ya que el Tribunal de Rancagua se declaró incompetente en el caso del ex canciller del Arzobispado.

“El señor cardenal fue citado como imputado, señalándole la participación de encubridor en delitos graves”, dijo el abogado quien añadió que se revisaron todos los antecedentes y se consideró que “no hay elemento grave que lleve a citarlo en calidad de imputado”.

Al respecto, el fiscal a cargo de la investigación, Emiliano Arias, aclaró que el recurso utilizado por Ricardo Ezzati se trata de un derecho.

Recordemos que el interrogatorio originalmente estaba fijado para el pasado 21 de agosto y se postergó para este miércoles, porque en ese minuto la defensa del cardenal pidió más tiempo para revisar los antecedentes.

Después de la audiencia, el persecutor Emiliano Arias, aseveró que “esto no se trata de una cacería de brujas”, ya que se han dado muestras fehacientes de objetividad. Además, expresó que el cardenal no ha dado muestras de colaborar con la investigación.

“La colaboración implica una actividad realizada en conjunto, en este caso con la instancia encargada de la investigación, solicitando diligencias, entregando antecedentes. Eso no se ha producido en este proceso con respecto a este imputado, pero ese hecho no tiene ninguna relación, no puede provocar ninguna consecuencia legal adversa respecto al imputado. El silencio es el ejercicio de su derecho y no afecta en nada a la investigación”, afirmó.

Sobre un eventual sobreseimiento, el persecutor de O’Higgins, agregó que no existen antecedentes para aquello.

En tanto, Juan Carlos Cruz, víctima de Fernando Karadima tuvo duros términos para referirse al silencio guardado por el cardenal Ezzati: “obviamente es una nueva afrenta a las víctimas y al Estado. Nunca ha querido colaborar con la justicia, lo único que ha hecho es dañar la vida de las personas, y queda bien claro que no colabora con la investigación por encubrimiento, porque tiene miedo a autoincriminarse, así que lo encuentro un cobarde y un delincuente”, expresó.

Desde la Fiscalía Regional de O’Higgins no descartan una nueva citación a declarar al cardenal Ricardo Ezzati.

Mientras, ahora debe definirse si el Décimo Tercer Juzgado de Garantía de Santiago se declara competente en el caso de abuso sexual contra el ex canciller de la Iglesia, Óscar Muñoz. Recién ahí, los abogados defensores del arzobispo de Santiago podrían solicitar una audiencia para discutir el sobreseimiento.

Sobre temas relativos a la Iglesia, existe un proceso canónico en contra del ex prelado de La Serena, Francisco José Cox. Además, consta una investigación por abusos sexuales ocurrido hace aproximadamente 20 años, por lo que es la justicia antigua la encargada del procedimiento. Uno de los denunciantes ya habría declarado ante la corte.

Se supo además que surgió una nueva denuncia similar contra Cox, ahora en Alemania, país donde fue enviado a vivir el año 2002 luego que se hicieran públicas las querellas en su contra.

En aquella época el entonces arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, ordenó reubicarlo en un monasterio alemán.

En tanto, para el próximo miércoles 10 de octubre, el cura Raúl Hasbún deberá prestar declaración en calidad de imputado por eventual encubrimiento de los abusos sexuales que se investigan contra el párroco de iglesias de Providencia y Ñuñoa, Jorge Laplagne.

By: Rodrigo Fuentes Radio Uchile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *