Tutores ULagos cumplen una misión clave en la formación de los futuros profesionales

Con el desafío y la misión de otorgar un apoyo psicosocial, académico y personalizado, que busca guiar al estudiante que ingresa a la universidad, los tutores ULagos (Pace y Académico), cumplen un rol fundamental en el sello y la concepción de la formación integral que otorga la casa de estudios.

Bajo la Dirección de Inclusión Académica, cuya función principal es garantizar el acceso de los  estudiantes de enseñanza media, a través de sus 6 programas: Pace, Propedéutico, Talento y Vocación Pedagógica, Programa Preuniversitario, Ranking 850 y Cupo Explora de Conycit, comienza la participación de los denominados “tutores centinelas”. “Al  ingresar a la universidad, estos tutores realizan el seguimiento a los estudiantes que llegan a nuestra casa de estudios”, afirmó Alberto Mancilla, Director de Inclusión Académica ULagos.

Este procedimiento, comentó Alberto Mancilla, es coordinado con el Centro de Acompañamiento para la Equidad y la Formación Integral, CAI, que ve los casos de acompañamiento académico.

Los tutores, estudiantes de segundo año y niveles superiores, son recomendados por los jefes de carrera, “son talentosos y muchos de ellos han ingresado por programas de inclusión, por lo tanto conocen la realidad que les toca enfrentar”, precisó.

Según el Director de Inclusión Académica, la preocupación es  realizar un diagnóstico y seguimiento del estudiante, que ingresa a primer año, en 360 grados, “porque los vemos en todas las dimensiones y hacemos un reporte a las diferentes unidades de la universidad para que se vayan canalizando sus necesidades. Esa es la misión de la Dirección de Inclusión, y ahí es donde los tutores forman un monitoreo de los jóvenes, tanto en la función de seguimiento, como en la de acompañamiento psicoeducativo”, puntualizó.

Tutores

 Camila Pacheco, es de Quellón, Chiloé, cursa el tercer año de Educación Física y es Tutora Par del Centro de Acompañamiento para la Equidad y la Formación Integral, CAI.

En el año 2018 ingresó al CAI, para desempeñarse como  Tutora Par o Tutora Académica. Ella relata que el profesor jefe les envió un correo incentivando a postular. “Tuvimos que entregar documentos, currículum, después nos hicieron una entrevista personal y evaluaron los documentos en general. Luego se hizo una selección y de ahí quedó el Tutor Par para educación física”, afirmó.

“Para mí es algo gratificante y me motiva a seguir en mis años académicos y universitarios.  Yo estudio pedagogía y lo que me motiva es ayudar a los demás, porque si yo sé algo más, debo entregarlo a mis compañeros, nunca quedarme con el conocimiento porque es una experiencia que me beneficia tanto a mí como a ellos”, enfatizó la tutora.

En cuanto a los requisitos, Camila Pacheco, comentó que “lo ideal es que tengamos un buen rendimiento académico, porque nosotros vamos traspasando las experiencias y el conocimiento a mis compañeros, si yo no tengo la capacidad o no tengo buenas notas, no podría ayudarlos. Por lo tanto tengo que ir con mis ramos al día”, puntualizó.

En cuanto a las asignaturas en que más le solicitan ayuda, la Tutora Par, explicó que son, anatomía, biomecánica del movimiento humano, fisiología general, fisiología del ejercicio, “lo que resulta más complicado para los estudiantes, y es en lo que más me piden ayuda”, sostuvo.

Katherine Huisca, cuarto año de Educación Diferencial, es Tutora Pace y específicamente una tutora líder: “Me encargo de las carreras de Pedagogías y apoyo a los tutores de pedagogías. Estoy a cargo de 6 tutores y 3 tutoradas, estudiantes de primer año”, afirma.

“Nosotros recibimos y apoyamos a los estudiantes en su primer año académico y, desde el área psicoeducativa, se  observa la adaptación del estudiante en el primer año, lo que se refleja en lo académico” y agrega “lo que hacemos es juntamos con ellos una vez a la semana y los tratamos de apoyar en lo que necesiten. Si la situación es más compleja se derivan a los profesionales correspondientes al área”, aclara Katherine Huisca.

En cuanto a la función de tutoría, “me pareció muy interesante porque se parece mucho al área que estoy estudiando, la psicoeducativa. Se trata de ver todas las variables que puedan incidir en el rendimiento académico del estudiante”, indicó.

Ha sido una experiencia enriquecedora, comentó Katherine Huisca. Por ejemplo, el equipo de la Dirección de Inclusión, “nos motiva a todos los tutores. Hay un trabajo en equipo, y, desde su director y los demás, sentimos el apoyo, lo que me enriquece como persona”, indicó.

Liderazgo

Según Alberto Macilla, la característica del tutor es el liderazgo dentro de sus equipos, cursos y de sus comunidades educativas, ya que tienen la posibilidad de ayudar a los compañeros, generan redes de estudios, contactos, una cordial relación con los profesores, voluntad para ayudar a los estudiantes, pero además, tienen la capacidad de gestionar.

Este año participaron más de 200 estudiantes en los procesos de selección de tutores, a través de pruebas que permiten ir perfeccionándolos en acompañamiento psicoeducativo, “ya que necesitan ponerse en contacto para que los estudiantes les cuentan sus necesidades en las materias que requieren ayuda y con problemas que no necesariamente tienen que ver con lo académico”, resaltó Alberto Mancilla.

Del total de postulantes, finalmente, 120 estudiantes fueron seleccionados y distribuidos, tanto en educación media y en  educación superior, en Osorno, Puerto Montt y Chiloé.

 Procedimiento

Una vez detectada la necesidad del nuevo estudiante que ingresa a la ULagos, los tutores reportan el diagnóstico a través de un sistema computacional, creado por la Dirección de Inclusión Académica, para ser derivados posteriormente, a los profesionales que están a cargo de asumir cada situación estudiantil.

“Ahí está la coordinación institucional que hacemos, por ejemplo, un estudiante que tiene un problema familiar, entonces nosotros lo derivamos al Semda para que sea atendido por el psicólogo; o si un estudiante tiene beneficios lo derivamos a la asistente social; si necesita ayuda de instituciones externas, nosotros tratamos de hacer esta derivación y le hacemos seguimiento”, indicó Alberto Mancilla

Según la autoridad académica, el estudiante que cumple la función de tutor en la educación superior tiene un rol de centinela, recoge los listados de asistencia y notas, también está el tutor que realiza el acompañamiento psicoeducativo, y el tutor líder, a cargo de otros tutores. Para respaldar a los jóvenes, existe un equipo de profesionales que guía a los tutores en cada sede y campus.

Profesionales

Los profesionales organizan cuántos estudiantes debe tener cada tutor, ya que un tutor de acompañamiento psicoeducativo, no debe tener más de 5 jóvenes a su cargo, por lo tanto, los estudiantes deben estar asociados a su carrera.

“En la selección de estudiantes de tutores lo que buscamos es que haya una representación por carrera y por la cantidad de matrícula por carrera, entonces las más numerosas tienen más tutores. Un tutor de monitoreo, puede tener 15 o 20 estudiantes a su cargo, porque está recogiendo listas de asistencia y notas”, aclaró Alberto Mancilla.

Por lo tanto, el nexo entre el estudiante y el tutor debe ser cohesionado. La función con los 5 estudiantes que son apoyados en niveles psicoeducativos es personalizada, y deben tener conocimiento de las asignaturas, los profesores, las calificaciones, la asistencia. Finalmente, se ve al estudiante de manera integral.

By: Marcelo Morales Mena

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: