Ministerio de las Culturas: El nuevo dolor de cabeza del Presidente

Luego de que Mauricio Rojas presentara su renuncia al cargo de Ministro de las Culturas, distintas preguntas surgieron sobre el futuro de la nueva institucionalidad. Sin embargo, la situación también dejó al descubierto cómo el Gobierno aún no logra cuadrarse en materia de DDHH. De paso, también se cuestionó la permanencia de Roberto Ampuero en el Ministerio de Relaciones Exteriores

Los ánimos eran tensos. Desde un principio se sabía que al final de la jornada de este lunes, el Ejecutivo daría una señal respecto del futuro de Mauricio Rojas, quien durante el fin de semana pasado, había sido cuestionado por sus declaraciones sobre el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos.

Y así fue, a eso de las 12:30 horas, el Presidente Sebastián Piñera irrumpió en La Moneda para oficializar la renuncia del Ministro de las Culturas, quien sólo alcanzó a durar en el cargo cuatro días: “Respecto a la situación del Ministro Mauricio Rojas y sus declaraciones efectuadas hace años atrás, no compartimos sus opiniones sobre el Museo de la Memoria. Tampoco la intención de ciertos sectores de nuestro país que pretenden imponer una verdad única”, anunció el Mandatario.

Al mismo tiempo, el Presidente informó que quien asumiría el liderazgo de la nueva cartera sería Consuelo Valdés Chadwick, una gestora cultural de trayectoria que durante los últimos años había estado a la cabeza del Museo Interactivo Mirador (MIM).

La noticia de inmediato fue bien recibida por los artistas y gestores culturales, que en ese momento se encontraban reunidos en el Sitio de Memoria Ex Clínica Santa Lucía para iniciar una campaña contra el Ministro de las Culturas, Mauricio Rojas; cruzada que, por supuesto, no fue necesaria.

En medio de aplausos y ovaciones, el Premio Nacional de Literatura, Raúl Zurita, afirmó que el Gobierno no podía mantener a Rojas en el cargo, ya que esa habría sido una señal “negacionista” de la historia. “Eso habría significado que no les importa lo que Chile sufrió, lo que miles de personas soportaron. Era una señal espantosa”, afirmó entonces el poeta.

No obstante, el diputado Gabriel Boric llamó la atención respecto de un punto: “Hay una cosa que me preocupa: después de conocida las afirmaciones del ahora ex Ministro, la mayoría de la derecha salió a respaldarlo, entonces, el problema no es solo él, sino que todavía hay un sector de la sociedad que cree que los DDHH necesitan contexto para ser respetados”.

El caso del ministro Ampuero

Ampuero-y-Rojas

En la imagen Mauricio Rojas y Roberto Ampuero.

La renuncia de Rojas, junto con instalar el tema de la Cultura como prioridad en la agenda de Gobierno, también dejó en evidencia cómo el oficialismo aún no logra generar consenso en materia de Derechos Humanos.

Los “supremazos” otorgados a siete reos de Punta Peuco son un antecedente, no obstante, también se vislumbra otro tema: la continuidad de Roberto Ampuero en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Las críticas al Canciller surgieron luego de que se conociera su opinión sobre el Museo de la Memoria. De acuerdo al libro Diálogos Conversos, donde también participó Mauricio Rojas, Ampuero cuestionó el funcionamiento del espacio: “El museo, que se financia con los recursos de todos nosotros, debe servir de educación cívica de todos los chilenos y eso exige contar la historia completa, donde unos fueron responsables por azuzar el odio y la división, y otros por reprimir, torturar y asesinar. Mientras no lo haga, para mí seguirá siendo el museo de la mala memoria”.

Ante ello, Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), señaló que lo ocurrido con el Museo de la Memoria y, en especial, con Mauricio Rojas, es “extremadamente grave”. Asimismo, indicó que debe cuestionarse la permanencia de Roberto Ampuero en la cartera de Relaciones Exteriores: “Lo más adecuado sería que no se exponga a este rechazo que viene a continuación. Porque la acusación contra Rojas y de la cual él es parte es gravísima. Los Ministros de Estado no pueden estar sosteniendo teorías y tesis tan miserables, pero por sobre todo, tan peligrosas”.

“Es muy grave que Ampuero continúe como Canciller, así como que tengamos de Ministro del Interior a Andrés Chadwick, quien es un ferviente pinochetista. Es muy grave que en Chile el pinochetismo no haya sido sancionado y que finalmente hoy puedan llegar a ocupar estos cargos de representación”, añadió la dirigente.

Consuelo Valdés, la nueva jefa de Las Culturas

valdés

Las primeras declaraciones de Consuelo Valdés Chadwick estuvieron lejos de la polémica protagonizada por Rojas. En su primera conferencia de prensa en La Moneda, la ahora jefa de la cartera de las Culturas optó por desmarcarse de todo el conflicto protagonizado por su antecesor.

“Los museos son memorias y son espejo. Son lugares donde el visitante va a reflexionar, a ver colecciones tangibles e intangibles para aprender, para sensibilizarse frente algunos temas. Así que creo que el rol del Museo es fundamental, el encuentro con nuestra identidad, con nuestra historia, especialmente cuando hay historia que tenemos que aprender para que no se repitan los episodios que conocemos todos”, sostuvo la Secretaria de Estado.

Una vez nombrada como Ministra, Valdés fue cuestionada por ser familiar en tercer grado del Ministro Andrés Chadwick. En este sentido, el diputado Francisco Undurraga (Evópoli) descartó iniciar una discusión sobre la existencia de nepotismo.

“No existe el debate, tienen tatarabuelos en común, o sea, fueron parientes en 1890, no tiene ningún sentido, y el curriculum que ella tiene es espectacular, es una mujer que ha trabajado en la gestión cultural durante prácticamente toda su vida”, subrayó el parlamentario.

La llegada de Consuelo Valdés, quien fue recomendada por la primera dama Cecilia Morel, no solo busca apagar el incendio propiciado por el caso de Rojas, sino que también pretende acelerar la puesta en marcha de la nueva institucionalidad cultural.

Este proceso aún no logra tomar la fuerza necesaria como para expandirse a regiones, ya que las Secretarías Regionales Ministeriales todavía no logran consolidarse del todo.

Desde ese punto de vista, uno de los principales desafíos de la Ministra será poner en marcha esta nueva institucionalidad que, por lo visto, aún se encuentra estancada.

By: Abril Becerra / Diario Uchile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *