Bolsonaro es electo presidente de Brasil

El capitán en retiro del ejército asumirá con un discurso ultra conservador y bajo la amenaza de prohibir el marxismo por ley y proscribir a organizaciones sociales como el Movimiento de los Sin Tierra y de los Sin Techo.

Fueron once puntos de diferencia que le permitieron sin lugar a dudas el triunfo de Jair Bolsonaro del Partido Social Liberal convertirse en el nuevo presidente de Brasil. Con un 55,2% de los votos, el capitán en retiro se impuso al candidato del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad, que alcanzó un 44,7% de las preferencias.

Desde la primera vuelta el 7 de octubre, Bolsonaro se perfilaba como el más claro candidato para triunfar en el balotaje. En efecto, siempre las encuestadoras lo mostraron por sobre el ex ministro de Educación de Lula y Dilma Rousseff. Y si bien en el último tramo de la campaña la carta del PT logró avanzar en las consultas de Ibope y Datafolha, nunca puso en riesgo el capital electoral recaudado por el ultraderechista con un discurso anti izquierda y con promesas que apuntaron siempre a combatir con mano dura la violencia y la delincuencia que hizo carne en la población.

“El nuevo gobierno será un defensor de la Constitución, la democracia y la libertad”, sostuvo Bolsonaro al pronunciar su discurso luego que el Tribunal Supremo de Justicia diera a conocer el resultado de la elección.

“Hago de ustedes mis testigos de que este gobierno será un defensor de la Constitución, la democracia y la libertad. Eso es una promesa, no un partido, no es la palabra de un hombre, es un juramento a dios”, precisó el ex militar flanqueado de seguidores que llevaban camisetas verde-amarillas con frases alusivas a la deidad cristiana.

“Como defensor de la libertad, voy a guiar un gobierno que defienda y proteja los derechos del ciudadano que cumple sus deberes y respeta las leyes. Esas son para todos porque así será nuestro gobierno: constitucional y democrático”, insistió el mandatario electo.

Dando algunas señales de lo que será su futura administración en materia económica, Bolsonaro se refirió a la idea de terminar con la burocracia del Estado, lo que se podría traducir como el anuncio de reducir el tamaño del Fisco a través de despidos masivos de empleados públicos.

“Nuestro gobierno va a quebrar paradigmas, vamos a confiar en las personas, vamos a desburocratizar, simplificar y permitir que el ciudadano, el emprendedor tenga más libertad y construir su futuro. Vamos a desamarrar a Brasil”, comprometió.

Ya antes y vía Facebook, Bolsonaro había declarado que “tenemos todo para ser una gran nación. Tenemos condiciones de gobernabilidad dados los contactos que hicimos en los últimos años con los parlamentarios. Todos los compromisos asumidos serán cumplidos con las más variadas bancadas, con el pueblo en cada localidad de Brasil que me tuvo presente”.

Luego de esa transmisión por la red social, Bolsonaro participó de una cadena de oración conducida por el senador Magno Malta en el frontis de su domicilio ubicado en el barrio de Barra da Tijuca en Rio de Janeiro.

Según lo anunciado durante toda su campaña, el nuevo gobierno de Brasil apuntará a restringir los derechos laborales, liberalizar la economía y cambiar el sistema previsional que permite la jubilación de los trabajadores a partir de los 55 años por uno de cotización individual como el que rige en Chile desde la dictadura militar que encabezó Augusto Pinochet.

Además, se espera que proponga la criminalización del activismo social y de las organizaciones sociales cuyas acciones constituirían un crimen contra la seguridad del Estado y del orden público y sus responsables deberían cumplir largas condenas en la cárcel, según comentó en un escrito hace algunos días el sociólogo argentino Atilio Borón.

By: Raúl Martínez / Diario Uchile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *